Tania

Tania

Charlotte

Una chica fría y con pocos amigos en quien confiar. Dueña de un gran monstruo, llamado Desdentado. Este se trata de un dragón negro, desconfiado y cariñoso.

Muy poca gente lo sabe; pero Charlotte pertenece a una familia de poderosas brujas. Su historia acababa de empezar.


HACER LAS MALETAS

   Todo empezó con una rosa

Así que... una rosa

Fueron sus palabras al ver la rosa que sostenía la mujer alejándose hacia la niebla. Pesadillas, culpa, odio, rencor... Todo lo que rondaba en su cabeza.

Me vengaré y nunca olvidaré lo que pasó aquella noche, recordaré todo.Cada gesto, cada brisa... TODO.

Un día de estos todo se marchitará-se repetía constantemente con una sonrisa de oreja a oreja.

Pasaron días, noches y el plan iba aumentando en sufrimiento, las rosas se marchitaban cada vez más rápido. Un día toda rosa quedó marchita y nadie pudo explicar el suceso que pudo provocarlo.

EL TRASBORDO

Leo

Hola, soy Leo, el peluche de Anna y te voy a contar lo que presencié.

Anna tenía una hermana pequeña, Grace, y un hermano mayor, Thanos. Yo era su mejor amigo y me llevaba a todos lados. Digamos que en esa familia no todo era felicidad. El padre de los niños se pasaba hasta tarde trabajando y, cuando llegaba, no hacía más que discutir, beber o fumar; la madre era muy cariñosa y buena con los niños, pero le era infiel a su marido. ¿Que cómo lo sé? La pobre Anna se pasaba las noches abrazándome mientras lloraba por oír pelear a sus padres, hubo veces que se escabullía al cuarto de su hermano y allí encontrábamos a Grace sollozando dormida al lado de Thanos que la tranquilizaba.

Pasaban los años y la situación empeoraba. No sé qué pudo pasar, pero nos encontrábamos los cuatro saltando de casa en casa cada x tiempo. En casa del padre, veía desde encima de la camilla al padre bebiendo alcohol con más de quince botellas y cigarrillos en el suelo. Obligaba a sus dos hijas a hacer todas las tareas de la casa mientras inculcaba a Thanos que las mujeres habían nacido para obedecer a los hombres. El niño trataba de explicarle que se equivocaba, ganando una bofetada de su padre.

Después de un tiempo las cosas en casa del padre cambiaron, dejó de beber y maltratar a sus hijos, aunque seguía fumando. Ahora era amable, cariñoso, sobreprotector, algo desordenado... Anna me hablaba preguntándose qué habría pasado, su padre se disculpó y nos explicó que sentía mucho habernos hecho pasar por eso y que se había dado cuenta del error que cometió.

Con su madre seguía siendo igual que el pasado. Se iba de la casa y no volvía hasta muy tarde. Anna me contó que, aunque su madre no era mala con ellos, ella sospechaba que planeaba algo muy malo para ellos y así fue. Su madre vendió a sus dos hijas por dinero, el mayor se enfureció cuando se lo contó Anna y levantó la voz a su madre diciendo que estaba loca, obsesionada con el dinero y las cosas caras, que ni sus hermanas ni nadie merecían ser un juguete. La madre se limitaba a decir que las mujeres debían complacer a los hombres con dinero, para sacárselo y que su destino no era ir a la universidad, que debían ser unas señoritas... Ahí saltó Grace diciendo que ella pensaba estudiar, sacarse el diploma y lograr que nadie sufra o cometa una injusticia.

Los hermanos se lo contaron nada más llegar a casa de su padre. Él dijo que iba a salir un segundo. Cuando vino, trajo dos cajitas y dijo a sus hijas que mearan ahí (ya tenían el periodo). Cuando lo hizo Anna y se lo enseñó a su padre y este la abrazó de alegría diciendo que gracias que no estaba embarazada, con Grace no fue así, ella sí lo estaba. Su padre les llevó al coche y con las prisas Anna se olvidó de mí.

Cuando regresaron Anna, vino muy enfadada y me dijo que habían obligado a Grace a que tuviera al bebe, negándose a ayudarla. El padre estaba más que enfadado y fue a buscar y dar su merecido a su ex-esposa y a esos dos hombres. ¿Qué logró? Nada, todo el mundo sabía que él también se creía superior a las mujeres, pero nadie sabía que había cambiado esto era lo que me contaba Anna con ojos llorosos.

Días después Grace estaba gravemente enferma. Mientras Thanos y su padre la cuidaban, Anna iba a reclamar justicia a los jueces y demás (yo iba en su bolso), ni la escuchaban; entonces me contó su plan, pero debía de quedarme en casa. Se cortó el pelo, se puso un bigotillo falso hecho del pelo cortado, un gorro, muchas capas de ropa de su padre y unas gafas de sol.

Vino contenta y me dijo que había logrado que la escuchasen y que pondrían entre rejas a esas tres personas.

Pasaron unos días y Grace ya se sentía mejor. Salió en las noticias que arrestaron a cinco hombres por violar a más de siete mujeres y matar a tres, también salió su madre arrestada por maltrato y vender a sus hijas. Lo curioso era que días después se encontraban en la calle los cinco hombres por buena conducta y dos mujeres más se encontraban muertas.

Llegó el día del parto del bebé de Grace, ella murió en él junto con su bebé ahogado.

Anna me decía que, cuando empezara la universidad y sacase una carrera, lograría hacer lo que su pequeña, pero sabia hermana dijo meses atrás. Haría historia.