Mitología

Mitos griegos

Podcast

Cómics

Cómics basados en mitos griegos.

Resúmenes y cuentos

LA HISTORIA DE LA ESFINGE


Hera envió a la esfinge a Tebas para castigar a la gente . Y la puso en la entrada de la ciudad para que dijera un acertijo, y si lo adivinaba podría pasar, pero, si no lo adivinaba , les castigaría comiéndoselos.

Un día, llegó un hombre llamado Edipo que se enfrentó a la esfinge y a sus acertijos . Y lo adivinó, la esfinge se enfadó tanto que se mató de rabia y la ciudad de Tebas se lo agradeció con una fiesta.

CUENTO:

Érase una vez hace mucho tiempo en un lugar llamado Tebas había una esfinge a la entrada de dicha ciudad.

La esfinge era una mujer a la que castigaron por no cumplir y no hacer caso al rey y la convirtieron en esfinge a la entrada de la ciudad para que no saliera ni entrara nadie a la ciudad de Tebas para siempre.

La gente iba mucho a donde se encontraba la esfinge porque querían salir y entrar a Tebas, pero, como tenía que complacer al rey, no podía abrir las puertas a la gente.

Unos días después un hombre se acercó para intentar entrar a la ciudad porque él no había escuchado la historia de la esfinge . Cuando la vio, se bajó de su vehículo para preguntarle que si podía abrirle las puertas de la ciudad. Cuando la esfinge escuchó su pregunta, entró inmediatamente en cólera absoluta y le contestó muy enfadada y con malas palabras. Días después, llegó Edipo le contestó a la esfinge muy enfadado para que le abriese la puerta la esfinge de miedo le abrió la puerta el rey se enteró y le dijo a la esfinge que le haría la vida imposible. Entonces la esfinge se mató de rabia.


Mercedes Belmonte Barquilla

Natalia López Mateos

Clara Sánchez Sánchez.

EDIPO Y LA ESFINGE:

Narrador

Esfinge

Edipo

Habitantes de Tebas

NARRADOR: Érase una vez un pueblo llamado Tebas, en el que al principio había una Esfinge que proponía acertijos a los que pasaban. Si acertaban el acertijo, pasaban. Si no, la Esfinge se los comía y la Esfinge no pasaba hambre, porque la gente fallaba y se los comía.

ESFINGE:

Golgada voy por delante y al hombre hago elegante.

HABITANTE: Camisa

ESFINGE: NOOOOO

NARRADOR : Se lo comió

ESFINGE

Me llegan cartas y no sé leer y, aunque me las trago , no mancho el papel¿ qué es ?

HABITANTE: Una carta.

ESFINGE: NOOOOO

NARRADOR : Se lo comió

Un día llegó un muchacho llamado Edipo. Llegó a la entrada de la ciudad donde estaba la esfinge.

ESFINGE:

¿Cuál es el animal que por la mañana anda a cuatro patas; por el mediodía, a dos y, por la noche, a tres patas?

NARRADOR: Edipo dibujó un círculo en la arena, se encerró en él y pensó.

EDIPO: El hombre

ESFINGE

¡No pude ser verdadddddddddddddddddddddddddddddddddddddddddddddddddddddddddddd!

NARRADOR:

Y LA ESFINGE SE MATÓ DE RABIA LOS HABITANTES DE TEBAS SE LO AGRADECIERON A EDIPO CON UNA FIESTA

HABITANTES:

GRACIAS, EDIPO. GRACIAS, EDIPO. GRACIAS, EDIPO.

EDIPO: NO HA SIDO NADA, PERO GRACIAS.

NARRADOR:

Los habitantes de Tebas nombraron a Edipo rey. Más adelante la desgracia volvería a asolar Tebas y Edipo se sacaría los ojos por la angustia y horror. Pero eso es otra historia.

Mercedes, Clara, Natalia L.



Apolo y Dafne.


Apolo era el dios de la poesía y la música.

Cuando conoció a Dafne, acababa de matar a la serpiente Pitón, era un monstruo descomunal cuya guarida se encontraba en una oscura cueva en la región de Tesalia.

Pitón era una bestia sanguinaria que buscaba carne a todas horas y aterrorizaba a todos los habitantes de Tesalia. Los hombres desesperados suplicaron a los dioses que los ayudase.

Apolo viajó hasta Tesalia y logró matar a la serpiente Pitón con una lluvia de flechas. Se volvió terriblemente orgulloso.

Un día, se cruzó con el dios Eros, el dios del amor. Eros tenía apariencia de un niño, las flechas las disparaba con un arco diminuto. Apolo se rio de Eros por el arco tan diminuto que tenía. Eros enfureció y decidió vengarse. Eros lanzó una flecha de oro, del amor, a Apolo y una de plata, del odio y desprecio, a Dafne.

Apolo se pasó todo el día pensando en Dafne. Ella, en cambio, no quería saber nada de Apolo.

Un día, Apolo aprovechó una ocasión para pedir matrimonio a Dafne, que lo rechazó.

Apolo aprovechó para correr tras la ninfa.Dafne llegó al lago Peneo, su padre, y le pidió ayuda. Peneo la convirtió en un laurel. Desde aquel día la cítara y la aljaba de Apolo permanecieron colgadas en las ramas del laurel y decidió convertir su árbol en un símbolo de gloria.


Tania Pérez Díaz y Natalia Díaz González


La maldición de Apolo


Un día, Apolo se enamoró de Afrodita, la esposa de Hefesto. Apolo la violó en el oráculo de Delfos. Cuando Hefesto se enteró, le pidió a Eros que le lanzase una flecha de oro a una Moira y una de plata a Apolo.

Un día, la Moira decidió llevarse a Apolo a una cueva y Dafne, que vio todo lo sucedido, decidió rescatar a Apolo. Cuando Dafne entró a la cueva, vio a Apolo encadenado a la pared,Dafne le desencadenó y salieron de la cueva. Huyeron a un lugar donde la Moira nunca los encontrase,vivieron muchas aventuras juntos y terminaron enamorándose, pero Apolo aún conservaba amor por Afroditan y más de una vez intentó llegar hasta Afrodita sin que Dafne se diese cuenta.

Hefesto, cuando lo supo, le echó una maldición a Apolo, que consistía en que ninguna mujer se enamorase de Apolo. Dafne dejó de sentir amor por Apolo y se fue. Apolo avergonzado y desesperado se fue con la Moira, la única que lo amaba o eso creía él.

La Moira dejó de estar enamorada de Apolo y lo mató.



Tania y Natalia Díaz.

Apolo y Dafne

Diálogo


(En Tesalia vivía una descomunal serpiente Pitón que aterrorizaba a los habitantes. Esta buscaba carne día y noche, asesinaba a animales y dañaba gravemente a los cultivos)

Habitantes de Tesalia:(se arrodillan desesperadamente)Grandísimos dioses , tened piedad ante nosotros, libradnos del horrible monstruo que nos daña y aterroriza .

(Apolo, dios de la poesía y la música, decidió viajar hasta Tesalia y matar de una vez por todas a la Pitón)

Apolo : (sostiene el arco y lanza una lluvia de flechas sobre el monstruo, matándolo al instante) Soy el mejor de todos.

(Llegó un día en que Apolo se cruzó con Eros, dios del amor)

Apolo:(dijo riéndose) ¡Mira, pareces un niño y ese arco es tan diminuto como inservible!

Eros: (furioso) ¡Puede que tenga apariencia de niño y mi arco sea diminuto, pero soy capaz de realizara acciones que tú nunca lograrías!

(Eros llegó a estar tan furioso que decidió vengarse)

Eros:(cogió su arco) No te volverás a reír de nadie.

(Y este le tiró una flecha de oro,de donde brotaba el amor, a Apolo y escogió a la pobre Dafne para lanzarle una flecha totalmente opuesta a la de Apolo, era plateada, de desprecio y odio hacia la otra persona)


Apolo:(suspiro de amor)Mi amada Dafne, estoy tremendamente enamorado de tu belleza y deseo desesperadamente abrazarte...(pensó Apolo)

(En cambio para Dafne no parecía tan romántico y siempre huía de Apolo con el deseo de no ser atrapada por ese odioso enamorado)

Apolo:(gritando y corriendo) ¡Dafne mi amada, no huyas de mí!

Dafne:(corre) ¡Eres un loco acosador!¡DÉJAMEEEEEE!

(Por desgracia para todas las mujeres, nos atrapan a contra voluntad obligándonos a ceder)

Apolo:(enamorado) Cásate conmigo, mi querida (dijo mientras se arrodillaba sosteniendo la mano de la joven a la fuerza)

Dafne:(gritó)¡NO!¡Ni loca me casaría contigo!


(Un día mientras Dafne huía de Apolo llegaron al lago Peneo)

Dafne:(gritando)¡Padre, ayúdeme!

Apolo: ¡DAFNEEEEEE!

(Peneo desesperado porque quería nietos se lo pensó más de una vez en ceder a ayudarla; solo pensaba en su felicidad, no llegó a pensar como se sentía su hija. Finalmente la convirtió en laurel)

Apolo: (llorando)Dafne... ¡NOOOooo..!

(En ese momento Apolo puso la cítara y la aljaba en las ramas del laurel y decidió que este sería un símbolo de gloria)


FIN

Tania Pérez Díaz

Natalia Díaz González

HÉRCULES Y LA HIDRA DE LERNA

Hércules era muy fuerte y lo demostró desde pequeño cuando en su cuna entraron dos serpientes y las mató con sus manos.

Últimamente, la gente estaba muy asustada por la hidra del pantano de Lerna, que era un monstruo de los infiernos. Hércules decidió que iba a pelear contra él y eso hizo. Cuando llegó, estaba durmiendo, pero Hércules la obligó a salir. La bestia se iba acercando a Hércules y él le tiraba cosas, pero no funcionaba. Como su aliento era venenoso, tuvo la suerte de acordarse y se tapó la nariz y la boca. Hércules estaba decepcionado, porque no lograba vencerla; pero, de repente, escuchó una voz en sus oídos y era de una diosa que le dijo que se fijara en la cabeza de oro y se fue. La bestia se dio la vuelta y Hércules pudo ver cuál era la cabeza y entonces la cortó, la tiró, le tiró piedras y la mató.

CUENTO:

HÉRCULES Y LA PALMERA DE LA MUERTE

Hércules estaba en el noveno trabajo, de todos los que le mandó Aracne. El trabajo era sobre que tenía que matar a la palmera de Deméter. Hércules tuvo que ir a la casa de Deméter, su casa estaba cerca de la casa de Zeus. La palmera se encontraba en el gran jardín de Deméter, custodiada por una gran serpiente gigante. La palmera, si alguien se acercaba a ella, le tiraba cocos de la muerte. Hércules se acercó sigilosamente a la serpiente gigante y la apuñaló con su espada de oro y platino, la serpiente murió. Él se enfrentó a la palmera, la escaló y le cortó con la espada todos los cocos para que no se los pudiera tirar. Hércules derrotó a la serpiente y a la palmera.


Irene Avilés Vega y Victoria Medina Zapata

HÉRCULES Y LA HIDRA DE LERNA

Narrador

Hércules

Hidra

Atenea

NARRADOR: Érase una vez un hombre muy fuerte llamado Hércules. Un día se fue al lago de Lerna para enfrentarse a la Hidra de Lerna.

HÉRCULES: Tengo que partir al lago de Lerna esta misma noche.

NARRADOR: Llegó el día y Hércules se enfrentó a la Hidra.

HÉRCULES: Sal de ahí, que te voy a matar.

HIDRA: SSSS Atrévete.

NARRADOR: Se enfrentaron y al principio ganaba la Hidra.

HÉRCULES: ¡ Es demasiado fuerte ! Cada vez que le corto una cabeza salen tres.

HIDRA: No podrás contra mí. JAJAJAJASSSSSS.

ATENEA: ¡Corta la cabeza de oro!

NARRADOR: Hércules la mató al fin, la enterró y emprendió un viaje para otra aventura. FIN

Irene, Victoria.

EL VUELO DE ÍCARO

A ícaro ya su padre les encerraron en un laberinto y, después de unos días, el padre dijo que iban a preparar unas alas para poder escapar, el padre pensó en hacerlas con cera y plumas, así que empezaron a fabricarlas .Cuando llegó el día, el padre le explicó unas cuantas cosas a su hijo,le dijo que no volara alto, porque, si no, el sol le derretiría las alas e ícaro dijo que iba a volar bajo y le dijo que tampoco porque las olas del mar le mojarían las alas . Entonces emprendieron el vuelo, pero Ícaro subió y subió y el sol le castigó y le derritió la cera que iba pegada a las plumas , entonces Ícaro se fue cayendo al mar . Y luego el padre tuvo que seguir su camino y de Ícaro no se supo nada..


LA HISTORIA DE ÍCARO

Érase una vez un buen pastor que cuidaba unas ovejas y le faltaba lo más importante........un perro que cuidara de las ovejas.

Empezó a buscar,a buscar y a buscar y a buscar.......pero no encontró nada.

Así que decidió ir a un concurso de pastoreo para encontrar al mejor perro para sus queridas ovejas. Vio a muchos perros de todas las razas.Y por fin salió el mejor y el que desde el principio quedó claro que ese iba a ser su perro,y Él era:Icaro.

Y así lo fue.....

Se lo llevó a su granja para llevar a las ovejas.

Fue de los mejores perros del mundo,digo fue porque por desgracia de tanta envidia que le tenían los dueños de los otros perros,le mataron.

Hecho por: IVÁN SANTAMARÍA PABLOS,

YAIZA MARÍA PÉREZ MÉNDEZ, 

JESÚS MANUEL BLANCO ALVARADO, 

SAMUEL MORENO MATEOS.

EL VUELO DE ÍCARO

Minos

Dédalo

Ícaro

Narrador

MINOS: ¡Habéis traicionado a vuestro rey y a vuestra patria! Por eso os encerraré en el laberinto.

DÉDALO: ¡No, a mi hijo noo!

Si queréis encerradme a mí, pero mi hijo no tiene culpa .

ÍCARO:No padre,iré contigo si te encierran.

DÉDALO:No, hijo, no dejaré que te encierren sin haber hecho nada, iré solo.

MINOS:No, iréis los dos como castigo de vuestra traición.

ÍCARO:Ya está, padre, iremos los dos y moriremos .

DÉDALO:Ten fe hijo,juntos podremos.

DEDALO: Hijo, tengo la forma de salir de aquí. Fabricaré unas alas.

ICARO: Gran idea, padre.

DÉDALO: Hijo, no vueles ni demasiado alto ni demasiado bajo ya que puedes morir de ambas formas.

ÍCARO:Vale, padre, no te preocupes.

NARRADOR: Ícaro voló demasiado alto y la cera de las alas se derritió e Ícaro murió.

Jesús, Yaiza, Samuel, Iván.

EL ORO DE MIDAS

Midas era el rey de Frigia. Un dÍa acogiÓ a Sileno. Dionisos le dio como recompensa un don a elegir. Este eligió el don de convertir todo en oro, pero, sin darse cuenta, convirtió en oro a su hija. Le suplicó a Dioniso para que le quitara el don. Este le dijo que se bañara en el río Pactolo y asi Midas se salvó.

CUENTO

Midas era un hombre rico. Y era el rey de Frigia. Un día, Midas fue con Dioniso, que era un dios.

Este le dio un don, ya que había ayudado a su amigo Sileno. Dioniso le dio el don de todo lo que tocase se convirtiera en oro.

Un día su hija se abalanzó para abrazarle y esta se trasformó en oro. Este desesperado acudió a Dioniso este le dijo que se bañara en el río Pactolo.

Pero nada salió bien. Todas las aguas se convirtieron en oro.

REALIZADO POR: Jorge Sánchez Sánchez, Feli Hueso Retamosa, Raúl Ávila Vaca. 1ºB


El oro de Midas

Narrador

Midas

Sileno

Dioniso

Hija de Midas

NARRADOR: Midas era el rey de Frigia. Un día se encontró con Sileno.

MIDAS: ¿Usted qué hace aquí?

SILENO : Me quedé dormido.

NARRADOR : Midas se compadeció de Sileno

MIDAS : Sileno, te dejaré quedarte en mi palacio, te daré la mejor ropa, la mejor comida, la mejor cama y después mandaré a mis mejores siervos para que te acompañen hasta Dioniso.

SILENO : Me parece bien.

NARRADOR : Unos días después Midas acompaña a Sileno hasta Dioniso.

DIONISO: Por ayudar a mi amigo Sileno te doy el don que quieras.

NARRADOR: Midas se quedó pensando.

MIDAS: Quiero que todo lo que toque se convierta en oro.

NARRADOR: Unos días después ......

HIJA DE MIDAS :¡Papá!, (dice mientras se lanza a abrazarley se convierte en oro).

NARRADOR : Midas va al templo de Dioniso para pedirle ayuda.

DIONISO: Si quieres salvar a tu hija y perder el don, báñate en el río Pactolo.

NARRADOR: Midas se bañó en el río y a su hija y perdió el don .

Feli, Jorge, Raúl



ULISES Y EL CABALLO DE TROYA


Hace muchos años, hubo una guerra de troyanos contra los griegos durante diez años. Los griegos, encabezados, entre otros, por Ulises, no perdían la esperanza de conquistar Troya.

Entonces, Atenea le dio la idea a Ulises de cómo conquistarlo. La idea trataba de construir un caballo de madera hueco en su interior.

Los troyanos vieron cómo los griegos levantaron el campamento, solo vieron a un caballo que pensaron que era ofrenda de paz, pero estaban equivocados.

Casandra les advirtió de que el caballo era una trampa, pero no le hicieron caso y, cuando llegó la noche y los troyanos dormían plácidamente, los soldados salieron del caballo. La destrucción cundió por toda Troya y mataron al rey Príamo, al que le atravesaron el vientre con una espada. Y Troya quedó destruida al ser conquistada por los griegos.


Cuento

Hace tiempo, estaban en guerra Troya y Grecia. E idearon un plan para conquistar Troya e hicieron un caballo de madera y se metieron dentro para que cuando llegara la noche entraran y así los conquistarían. Ese era el plan. Entonces, cuando vieron el caballo, los griegos decidieron meter el caballo dentro de Troya. Pero una de las hijas de Príamo (Rey de Troya) advirtió de que era una trampa, pero no le hicieron caso. Tras la llegada de la noche, salieron del caballo e intentaron conquistarlos pero... Al final, no pudieron y Troya celebró una gran fiesta.

Daniel Bravo Román y Elías David González Jiménez.

La guerra de Troya

Narrador.

Ulises.

Príamo y los troyanos.

Casandra

Soldados griegos.

Narrador: Troya y Grecia estaban en guerra. Entonces los griegos idearon un plan para conquistar la ciudad de Troya.

ULISES: Construiremos un caballo de madera y meteremos a los soldados en él.

Narrador: Lo construyeron.

PRÍAMO Y LOS TROYANOS: Es una ofrenda de paz.

Narrador: Metieron el caballo dentro de Troya.

CASANDRA (hija del rey Príamo): ¡Es una trampa! No lo hagáis.

Narrador: Nadie hizo caso a Casandra. Llegó la noche y los soldados salieron.

SOLDADOS: ¡Al ataque!

Narrador: Lucharon y lucharon y finalmente ganó Grecia. Y los celebraron.

Daniel, Elías y Gerardo.

C U E N T O

DAFNE

Dafne, la ninfa, y Apolo fueron al monte Olimpo en busca de Zeus porque él se quería convertir en un toro con cuerpo de humano y cabeza de animal. Lo llamaron el Minotauro, que era amigo de Apolo y su ninfa. Entonces fueron al palacete de Prometeo y allí se quedaron a dormir.

Gerardo Marcelo Cordero, 1ºB.


ORFEO Y EURÍDICE:

Orfeo

Eurídice

Animales y elementos de la naturaleza.

Ninfas y personas.

Hades

Perséfone

Caronte

Can cerbero

PRIMERA ESCENA: ORFEO, ANIMALES Y NATURALEZA, EURÍDICE.

ORFEO: (Tocando con su lira)

Me parece que es igual a los dioses

el hombre aquel que frente a ti se sienta,

y a tu lado absorto escucha mientras

dulcemente hablas y encantadora sonríes. Lo que a mí

el corazón en el pecho me arrebata...

ANIMALES Y ELEMENTOS DE LA NATURALEZA (se detienen a escucharlo): ¡Qué bello es el canto de Orfeo. Estaría todo el día aquí escuchándolo.

EURÍDICE: ¿Qué es ese bello canto que escucho? ¡Es Orfeo! (Se queda quieta mirándolo embelesada).

ORFEO: (Deja de tocar y se acerca a Eurídice). Bella Eurídice, es un placer verte (la coge de la mano).

EURÍDICE: ¡Orfeo! (se sonroja).

ORFEO: Eurídice, disculpa mi osadía; pero no puedo retenerme. ¡Te amo! ¿Querrías ser mi esposa?

EURÍDICE: (Baja la cabeza y asiente con expresión vergonzosa).

ORFEO: ¡Me haces el hombre más feliz de la Tierra! (La abraza).

SEGUNDA ESCENA: NINFAS Y PERSONAS, ORFEO, EURÍDICE.

NINFAS Y PERSONAS: (se mueven por el espacio, bailan, hablan entre ellos en voz baja). ¡Hoy son los himeneos de Orfeo y Eurídice. ¡Felicidad! ¡Alegría!

ORFEO Y EURÍDICE (tomados de la mano se acercan al centro, los demás les echan pétalos de flores, ella lleva un velo de color azafrán. Se detienen mirándose uno al otro).

ORFEO: Te tomo por esposa.

EURÍDICE: Te tomo por esposa.

(Todos ríen, aplauden, empiezan a bailar).

EURÍDICE (cae al suelo, herida por una serpiente): ¡Me duele! ¡Orfeo, te quiero! (Muere).

ORFEO: ¡No, mi amada! ¡Iré a buscarte al Hades si hace falta!

TERCERA ESCENA: ORFEO, CARONTE, CAN CERBERO, HADES Y PERSÉFONE, EURÍDICE.

(Los Infiernos. Al fondo están los dioses, que tienen a Eurídice atrapada por un brazo. El Can Cerbero está justo delante de ellos. Caronte está en primer plano. Los personajes irán yéndose tras el diálogo con Orfeo y se verá mejor a los que estén detrás).

ORFEO: (Se acerca a Caronte): ¡Llévame al otro lado de la laguna Estigia, Caronte! ¡Por favor! Debo recuperar a Eurídice.

CARONTE: ¡Eso es imposible! Los vivos no pueden llegar al Hades.

ORFEO: ¡Te lo ruego! No puedo vivir sin ella.

CARONTE: (inflexible). ¡IMPOSIBLE! ¡IMPOSIBLE!

ORFEO (empieza a tocar con su lira):

...apenas te miro y entonces no puedo

decir ya palabra...

CARONTE: (Comienza a llorar): Te llevaré, hijo mío, te llevaré.

(Cruzan la laguna Estigia y Caronte se va).

CAN CERBERO: (Ladra y bufa amenazante, hace ademán de atacar a Orfeo).

ORFEO (toca de nuevo su lira):

Al punto se me espesa la lengua

y, de pronto, un sutil fuego me corre

bajo la piel, por mis ojos nada veo...

CAN CERBERO: (Va durmiéndose poco a poco y se acuesta en el suelo, un poco ladeado de la escena a la izquierda, para que se pueda ver a los dioses detrás con Eurídice. Orfeo se acerca a ellos).

HADES Y PERSÉFONE: ¡QUÉ HACES AQUÍ! ¡UN MORTAL NO DEBE ESTAR EN EL HADES!

ORFEO: He venido a buscar a Eurídice. Por favor, dejadme que me la lleve conmigo. ¡No concibo mi vida sin ella!

HADES: ¡IMPOSIBLE! ¡ANTINATURAL!

ORFEO: (Toca de nuevo su lira)

...me estremezco, más que la hierba pálida

estoy, y apenas distante de la muerte

me siento, infeliz.

PERSÉFONE: (Conmovida): Apiádate, marido. Devuélvesela.

HADES: De acuerdo, Orfeo, con una condición: Antes de salir del Hades no debes girarte a mirarla bajo ningún concepto.

ORFEO: (Exultante): ¡Por supuesto! ¡Gracias! ¡Gracias!

(Empiezan a andar Orfeo y Eurídice detrás hacia la derecha de la escena. Orfeo se detiene indeciso y lanza una mirada breve sobre su hombro hacia Eurídice).

EURÍDICE: (Empieza a correr hacia atrás como absorbida por una fuerza invisible). ¡Te quiero, Orfeo!

ORFEO: (Grita desesperado). ¡Eurídice, no! (Cae al suelo de rodillas abatido).

Sonia Gara Arboleya Olivares.


TRABAJOS DE 4ºESO

Esta actividad la hemos hecho en colaboración con los alumnos de 4ºESO de Latín y EPV. A continuación, se pueden ver sus trabajos.


Mitología y cine

EPV

EXPOSICIÓN